Blog

...

Alimentando a los Olímpicos


Por Modulo Verde - 2016-09-22

Modulo Verde

Recién terminan los Paralímpicos 2016 en Río de Janeiro, y ya se juega con un mar de cifras que impresionan respecto a su preparación y desarrollo, a la par de los Juegos Olímpícos. Estanto estos entre los cinco eventos deportivos con mayor audiencia en todo el orbe, llaman la atención por el enfoque ecológico que se les ha dado a partir de la edición londinense del 2012.

Algo particularmente digno de admirar es el despliegue de recursos para el alojamiento y manutención de los atletas (olímpicos y paralímpicos). En el caso de Río 2016, se dio sustento a dieciocho mil deportistas de todo el mundo, sirviendo un promedio de 60 mil comidas diariamente. En todos los casos, se idearon platillos adecuados para el alto rendimiento de estos personajes, incluyendo en la dieta disponible frutas exóticas y platillos típicamente brasileños (churrasco, tarofa, tapioca, pan de queso, entre otros). Asimismo, se proporcionaron opciones asiáticas, latinas, europeas e incluso kosher. Cada platillo (hasta los ofrecidos por el patrocinador Mc Donald’s) contó con una tarjeta informativa de su valor nutricional, para que los notables invitados hicieran una selección consciente de sus comidas.

Cabe destacar que, en el ánimo de dar continuidad al espíritu “verde” de estas justas, los alimentos no se proporcionaron de manera ilimitada, sino que se planearon y entregaron solo las porciones adecuadas para cada deportista, a fin de evitar abusos que pudieran derivar en daño ambiental, y un desbalance nutricional significativo para los atletas.

Opciones como el cultivo hidropónico siempre salen a colación en este tipo de eventos. Permiten cultivar vegetales de alta calidad, en espacios reducidos y con un mínimo de recursos para optimizar la producción masiva y rápida. Esto alienta a pensar en su uso más allá de las Olimpiadas, abrazando la idea de alimentar comunidades a nivel global, con la misma calidad nutricional que consume un competidor de alto rendimiento. Si se puede alimentar cabalmente a la Villa Olímpica, qué no podrá hacerse por pueblos enteros, que tanto lo necesitan. Especialmente, en el hermoso Brasil.



Valid XHTML 1.0 Strict