Blog

...

En qué consiste el problema del hambre


Por Modulo Verde - 2015-12-19

Modulo Verde

Hace cien años, durante la Revolución Mexicana, la Ciudad de México vivió una terrible crisis alimentaria, generada por problemas políticos y sociales que provocaron el cierre de vías y la racionalización de alimentos para todo el centro del país. Lo anterior, unido a una gran crisis agraria, dio lugar a una de las hambrunas más severas del siglo XX.


Hoy en día, el hambre parece no ser tan evidente. Sin embargo, es uno de los grandes retos que todavía enfrenta nuestro país. El encarecimiento de insumos, las cambiantes políticas y leyes agropecuarias, la falta de espacio urbano para la generación de alimentos y la contaminación de los recursos naturales son factores que suman a la gravedad de la situación alimentaria, tanto en el campo como en las zonas urbanas.


Un estudio publicado por la UNAM considera que, más allá de las cifras oficiales, alrededor del 60% de la población nacional sufre de pobreza alimentaria. En palabras simples, esto quiere decir que, o bien comemos poco, o “malcomemos”, por debajo de las recomendaciones diarias de consumo de calorías y distribución de los nutrientes según “El Plato del Buen Comer”.


Esto lo confirma el dato de que México tiene el primer lugar en obesidad en adultos a nivel mundial, y el segundo en obesidad infantil. Ante ello, el Gobierno Federal ha creado programas específicos para supervisar el tipo de alimentos que se ingieren en las escuelas, otros específicos para prevenir la obesidad y demás enfermedades relacionadas con la obesidad en los adultos, y otros más encaminados a combatir el hambre y la pobreza.


Sin embargo, en Módulo Verde sabemos que no todo debe quedar en manos del gobierno. Pequeños esfuerzos de personas y empresas innovadoras pueden ayudar a crear formas más eficientes de producción y consumo (o autoconsumo) de alimentos, a precios accesibles. La hidroponia constituye uno de ellos. Su utilización en cultivos a grande y pequeña escala puede facilitar la producción de hortalizas con alto contenido de nutrientes de manera fácil, económica e inocua. No se trata de esperar a que las autoridades nos provean de recursos, o de seguir consumiendo alimentos chatarra a bajos precios. La creatividad y accesibilidad de proyectos que se puedan usar tanto en la ciudad como en el campo pueden constituir la verdadera solución.


Nuestra mentalidad como empresa está enfocada en la innovación que permita eventualmente eliminar el problema del hambre. Si lo pensamos detenidamente, éste no consiste en elementos externos, sino en una ideología que genera los factores que desencadenan la pobreza alimentaria. Recordemos lo ocurrido hace cien años, y actuemos ahora para que no vuelva a suceder jamás. Lo merecemos.



Valid XHTML 1.0 Strict